miércoles, 5 de noviembre de 2014

La Ermita de San Blas y San Bartolomé de Valdepeñas de Jaén



La Ermita de San Bartolomé y San Blas. 

Cartas del párroco de Valdepeñas en 1895 relatando el hundimiento de la Ermita de San Blas el 17 de Enero. 


Parroquia de Valdepeñas

// Enero, 19 de 1895. Oficiese el sentimiento que ha causado la noticia, Y procure guardar en sitio seguro los materiales utilizables. Lo acuerdó su señoría el muy ilustre gobernador eclesiástico, de que certifico. Rúbrica, Guardia.//

El infrascrito cura propio de este Iglesia Parroquial, a vuestra ilustrísima con el mayor respeto posible, tiene el gran disgusto, de poner en conocimiento de vuestra ilustrísima que en la noche del día diez y siete del corriente y a alrededor de las nueve, se me dio aviso del hundimiento de la Iglesia Ermita de San Blas de esta villa, al reconocimiento siguiente y acompañado del señor alcalde-presidente, del juez municipal, para los efectos oportunos, se personó el que suscribe, en el lugar del siniestro y se halló con la Iglesia completamente hundida y parte de la casa contigua de servicio, propiedad de esta parroquia, por fortuna no hubo que lamentar desgracia alguna personal.

Como medida preventiva, por quedar parte de la Iglesia y de la casa mencionada con peligro de hundirse también por completo, y obtenida la venia del señor alcalde, dispuso el que suscribe que se quedarán los agentes de policía y los vecinos al cuidado, tanto del edificio, y demás materiales (…) del hundimiento, así se realizó, y el día de hoy se procedió al completo derribo de lo que amenazaba peligro y procurando recoger de entre los escombros lo que pueda ser de alguna utilidad todo lo cual se está aglomerando cuidadosamente en los locales de la Parroquia.

Las imágenes, ya hace 5 o 6 años que se trasladaron a la parroquia así como también todo lo que hubiera con destino al culto.

En virtud a no disponer de fondos esta parroquia, y mucho menos para poder reconstruir el edificio, lo pongo en conocimiento de vuestra ilustrísima para que determine lo que a bien tenga respecto al solar, si es que algo puede hacerse en estas circunstancias, sin haber fondos en fábrica, mi esperanza de poder recaudar de la piedad a los fieles.

Dios guarde a vuestra ilustrísima muchos años.

Valdepeñas, 18 de enero de 1895.

Rubricado. Manuel Santiago Garrido.

Excelentísimo, Ilustrísimo señor obispo de esta diócesis





+
Valdepeñas y enero 19 / 95


Señor don Francisco Fernández.

Mi estimadísimo señor Deán. 


Hoy habrá usted recibido el oficio que dirigí a su autorizada persona dando conocimiento del hundimiento de la Iglesia Ermita de San Blas y de la casa contigua, propiedad todo de esta parroquia de mi cargo, y aunque en el oficio di algunos detalles, creo que es necesario ampliarlos aún más para el mejor conocimiento de usted y determinación sobre este asunto, dentro de plazo tendré el gusto de visitar a usted, pero cómo puede haber urgencia en este asunto opino ser mejor escribir.

Hoy y ayer se ha estado acabando de derribar lo que quedó de pie y ruinoso, pero se continuará hasta concluir la teja, un poco de ladrillo Y las maderas que puedan utilizarse, la estoy recogiendo y poniendo en cobro, pero hay además algunos sillares que sea hallaban formando las esquinas del edificio, los tales sillares opino que se vendan, si es que hay quién los compre; digo esto por ser mejor que trasladarlos a la parroquia u otro sitio seguro, pues sus traslado habría de costarnos quizás, lo que valen o más; las puertas de la calle están en muy buen uso y han sido resguardadas del hundimiento casi milagrosamente, es lo único que había de algún valor y ha sido ileso; dichas puertas, preciso colocarlas en otra Iglesia, la de San Sebastián, que tiene malas las suyas.

El levantar la iglesia creo es una utopía, es imposible porque sería necesario gastar de tres a cuatro mil duros. El solar quizá quieran comprarlo para edificar casas, una de las paredes, la de detrás, sirve de trasera a una acera de casas Y el hundimiento ha sido de atrás hacia delante, derrumbándose todo sobre una ancha plazoleta, por lo cual no han tenido que sufrir nada las casas de enfrente, la casilla antigua o la iglesia, la tenia Ruiz dada gratuitamente para habitación de unos pobrecitos, los cuales por hallarse en Martos en la aceituna se han librado, quizás, de la muerte.

Retablos no había ninguno ni tampoco altares, los dos que había eran de yeso. 

Las imágenes ya sabrá usted que hace 5 o 6 años que fueron trasladadas a la Parroquia.

Las maderas que se han recogido serán poquísimas para reparar el tejado de la parroquia, que está muy malo, que el día menos pensado nos da otro susto. 

Sin más por hoy, celebraré que el señor obispo este mejor de su enfermedad Y que usted esté bien. Suyo afectísimo.


Rúbricado. Manuel Santiago Garrido

miércoles, 28 de septiembre de 2011

SAN SEBASTIÁN SE CAE



La Iglesia de San Sebastián de Valdepeñas de Jaén se encuentra en peligro de desaparecer. Hace unas semanas se hundió parte del tejado y la bóveda interior corre peligro de hundirse. Dentro de unos días, cuando caigan las primeras lluvias de otoño e invierno, se vendrá todo abajo. Son importantes las grietas que aparecen ya en todas las bóvedas y el tejado central se hunde más y más a cada día que pasa.

Un verano nefasto para el patrimonio artístico de Valdepeñas, pues el tejado y las bóvedas de la Iglesia Parroquial de Santiago se encuentran también en peligro de hundirse.

Es necesaria una llamada de atención a las instituciones, para que atajen cuanto antes éstos daños, antes de que vayan a más y produzcan daños irreparables.

Para más información sobre la Iglesia de San Sebastián: AQUÍ



martes, 20 de julio de 2010

César González Ruano en Valdepeñas de Jaén

Con ocasión de lo sucedido en los años 50 con los jilgueros y el homenaje del grupo poético e intelectual "Alforjas para la Poesía", traigo hoy el testimonio de César González Ruano, el periodista que acompañó al grupo poético aquellos días, y que en su diario reflejó sus impresiones. Sirva de testimonio sobre aquellos días.



Del diario íntimo de César González Ruano

Viernes, día 18

(…)


Pemán no vendrá con nosotros a Jaén, por tener que salir mañana para Barcelona. Conrado repasa la lista: somos quince los “alforejeros” de mañana. Yo voy de “profesor de idiomas”, como el loro del cuento.


Sábado, día 19


A las tres salimos en un “card” del teatro de Lara para la excursión poética a Jaén. Entre otros soldados, oficiales y capitanes de la milicia lírica, capitaneada por Conrado Blanco, en esta nueva salida de “Alforjas”, iban: Pepe García Nieto, Salvador Pérez Valiente, Manuel Pilates, Lope Mateo, Pérez Creus, José Antonio Medrano, Cecilio Barberán y Povedano.


Paramos en Ocaña para tomar un café, por cierto horrible. Luego, un momento en la plaza de Tembleque. No sé si habría alguno antes, aunque es más que probable, pero el primer molino que se me apareció en la ventanilla fue al entrar en Madridejos. Entonces empezó el paisaje de La Mancha. Extraña cosa: letreros en francés. En los campos pintan uvas. Son las seis y media. Vamos hacia Puerto Lapiche. Olivos, olivos, olivos, olivos. También higueras. El sitio donde estaba la Venta de la que habla Cervantes. Quinterías blancas. Un rebaño de burros nos entorpece la entrada en Villarta de San Juan. Discusión de los poetas: ¿Se puede decir rebaño de burros? ¿Se dice recua? ¿Es mejor punta? Yo propongo que se le llame simplemente burrada.
Cae la noche. Luna y bocadillos. Gran recta. Viñas. Monotonía del paisaje. A las siete y media cruzábamos Manzanares. Paramos media hora en el Parador a la salida del enrome y chato pueblo. Están las mesas llenas de extranjeros.


Valdepeñas. Un cuarto de hora con el pintor Gregorio Prieto y los poetas locales, que han salido a nuestro paso. Santa Cruz de Mudela, con su calle prncipal extraordinariamente animada. Sierra Morena. Venta de Cárdenas y Despeñaperros. Es una lástima pasar por todo esto de noche, aunque también importan el misterio y las crestas de las montañas, que tienen, quizá más grandeza. Hasta cerca de las doce no llegamos a Jaén. Casi todos cenaron para acostarse seguidamente. Con cuatro o cinco me fui a la calle. Quería dar una vuelta por la ciudad, en donde entraba por primera vez. Llegamos hasta la Catedral, una impresionante aparición. En la noche de luna, con todas las luces apagadas, a las dos en punto, la Catedral de Jaén desconcierta. Mejor que una catedral parece un enorme palacio o, incluso, el teatro de una Viena del Renacimiento entresoñada, imaginada fantásticamente antes de salir de España.



Domingo, día 20


Si me hubieran contado hubiera dado crédito que eran exageraciones, fiebre de tertulia de café. Cuando recorrimos por una abominable carretera los treinta kilómetros que la separan de la capital entramos en Valdepeñas de Jaén, me sorprendió hasta el asombro ver al pueblo íntegro congregado en su calle principal. El gobernador civil de Jaén, don Felipe Arche Hermosa, tuvo el buen gusto de permanecer mezclado con la multitud. En el balcón del sastre Baltasar, el que recibe la diaria visita de los jilgueros cuyo homenaje poético se iba a celebrar, habían instalado un micrófono y ante un magnífico pregón de Conrado Blanco. Comimos en Valdepeñas, y a esta comida asistieron más de doscientas personas.


A media tarde regresamos a Jaén. Velada poética en la carlotercista Sociedad Económica. Vino en el Gobierno y cena íntima en la Diputación con su presidente, don Juan Pedro Gutiérrez Higueras, con el gobernador y otras autoridades. Rendido, logré acostarme cerca de las tres.



Lunes, día 21


Después de visitar la Catedral emprendimos el regreso. He visto con luz todo aquello que no pude ver de noche a mi llegada. Sierra Morena es impresionante, y sus revueltas, cargadas de recuerdos y asociaciones literarias. Comimos en Valdepeñas de la Mancha. Visita al cementerio para rezar un Padrenuestro en la tumba de Juan Alcaide, el poeta de La Mancha. Bella, impresionante e improvisada oración fúnebre de José García Nieto. Fuimos después al molino de Gregorio Prieto, y de allí salimos para Madrid. Cayó la noche al salir de Manzanares.


lunes, 14 de septiembre de 2009

Hoy 14 de Septiembre, fotografías de una Romería de Chircales en los años 50

Coincidiendo con el día 14 de Septiembre, Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, festividad litúrgica del Santísimo Cristo de Chircales, una querida lectora del blog, que en otras ocasiones nos ha proporcionado fotografías de su archivo fotográfico me hace llegar fotos de una romería en honor del Santísimo Cristo de Chircales de los años 50. Las primeras romerías. Un documento de excepcional valor histórico. Espero que 'los más mayores' puedan reconocer los detalles que yo no alcance a ver y nos lo digan via comentario.
La gente espera a la puerta del Santuario. Obsérvese que la construcción aparece similar a la actualidad. Exceptuando la entrada, viendose en la imagen un vano adintelado, existiendo en la actualidad un arco de medio punto.
Salida de la procesión hacia el lugar de la misa. Mujeres con pañuelo en la cabeza y agudos paraguas de sol.
Los cofrades de cetro y junta de gobierno de la cofradía.
Abanderados escoltando la procesión con las insignias.









Llegada de la procesión a la explanada para la misa.



Misa. Celebra don Juan Heredia Jaén, párroco de Valdepeñas. Obsérvese que se celebra en la forma antigua. Casulla, sacras , y Cruz.


viernes, 11 de septiembre de 2009

Esta noche se freirán picatostes

En uno de estos paseos de verano a los que nos hemos aficionado un amigo y yo, por la noche, noté en una de las calles altas de pueblo, un digestivo y atractivo olor a aceite caliente.

Valdepeñas es la tierra del aceite de oliva y en sus casas no puede faltar su consumo ni su aroma.

Pasada la feria y con la pérdida enorme de población, la gente se encierra en casa al anochecer y disfruta de la tele y de la cena en agradable conversación. En multitud de casas se elaborarn estos días sencillas cenas, a base de pan frito, y algún otro alimento ligero. El tomate de la huerta está en su apogeo y es delicioso consumirlo. Ricas ensaladillas y frituras son las cenas más habituales.

Esta noche volveré a notar el agradable olor a aceite caliente, a picatostes. Hasta el año que viene, me temo.

sábado, 29 de agosto de 2009

Valdepeñas de Jaén en la prensa histórica


Desde hace unos años se están digitalizando la mayor parte de las hemerotecas de España gracias a las facilidades que ofrecen internet y la tecnología de tratamiento de imágenes. En unos pocos segundos cualquier lector puede encontrar noticias referidas al tema que le interesa sin esfuerzo, y con bastante exactitud. Uno de los proyectos más llamativos y con mayor contenido es la Biblioteca Digital Hispánica, dependiente de la Biblioteca Nacional de España, donde se encuentra la Hemeroteca Digital Española, en la que se contienen la mayor parte de los periódicos editados en España desde el siglo XVIII, hasta la actualidad.

Tomando el caso de Valdepeñas de Jaén nos hemos planteado hacer una visión panorámica en torno a los diversos cientos de noticias que aparecieron en diarios de difusión nacional referidos a nuestra ciudad. Noticias de sucesos y personajes, ya olvidadas de nuestra memoria y que se siguen conservando en las ajadas páginas de los periódicos guardados en la Biblioteca Nacional. Personajes y autores de Valdepeñas que escribían en los periódicos de tirada nacional. Qué prensa se leía en Valdepeñas y qué posturas ideológicas mostraban sus autores y lectores. Qué noticias se publicaban. Cuáles son las noticias más antiguas contenidas en la prensa y que tienen por protagonista a Valdepeñas de Jaén.

La que posiblemente sea la noticia más antigua que habla en la prensa sobre Valdepeñas de Jaén es una noticia sobre tauromaquia, publicada en el Diario de Madrid el 11 de septiembre de 1793, en la que se da noticia de la lidia de un toro bravo en la plaza de toros de Madrid, procedente de Valdepeñas de Jaén por el famoso matador de toros Antonio Romero, que “entró a dos varas de paso y a 8 banderillas de fuego. Le (…) mató de 3 estocadas”. Lo que nos da noticia de la cría de éste tipo de animales en Valdepeñas a finales del siglo XVIII.

La política es otra de las noticias que más ocupa noticias en las páginas de los periódicos. Son muy variadas y de ámbitos muy diversos. Desde noticias gubernamentales, como la concesión del título de ciudad a Valdepeñas, a meros comunicados hechos desde los partidos políticos locales. En cualquier caso, éste tipo de noticias suponen la mayoría de las aparecidas en la prensa que tienen por protagonista a Valdepeñas de Jaén.

El 3 de febrero de 1917 La Correspondencia Militar daba escueta noticia de la firma por rey Alfonso XIII del título de ciudad a Valdepeñas de Jaén en su sección sobre política y sobre acuerdos del Consejo de Ministros.

Muchos de los lectores de prensa que había en Valdepeñas lo eran por suscripción y escribían a los periódicos de forma recurrente. Cartas al director, y artículos de opinión que no siempre se veían publicados, y que generalmente tenían al gobierno o al poder municipal como dianas. También se anunciaban las decisiones de los órganos políticos que se elegían. Partidos, o agrupaciones políticas locales escribían a la prensa que consideraban más afín a sus posturas ideológicas.

El 28 de noviembre de 1863, el diario La Discusión recogía una carta de apoyo de doce valdepeñeros a las posturas políticas planteadas en contra del gobierno de Isabel II por este diario, que era uno de los más combativos y hostiles.

El 13 de marzo de 1894 el diario católico El Siglo Futuro recogía la constitución de la junta local de la Comunión Tradicionalista, un partido de ideología carlista, en la que figuraban los cargos y los nombres de doce valdepeñeros que componían ésta asociación. Era este un diario de enorme difusión nacional y tuvo repercusión en nuestra ciudad, con bastantes suscriptores y lectores. Tendría amplia difusión hasta 1936, con el inicio de la Guerra Civil española.

Con el fin de la Primera Guerra Mundial, en 1918, el periódico republicano El País, recogía una carta del día 17 de noviembre (el 11 del mismo mes se había firmado el armisticio) en la que un grupo de lectores se congratulaban por el fin de la guerra y la victoria francesa: “Valdepeñas de Jaén. Las izquierdas de esta ciudad unánimes acuerdan felicitar a la heroica Francia por su glorioso triunfo sobre la orgullosa Germania, haciendo extensiva felicitación a las demás naciones aliadas defensoras de la libertad e independencia de las naciones de Europa. ¡Viva Francia inmortal! ¡Viva Bélgica libertada! – Cabrera, Mora, Peñalver, Milla, Anguita, Uceda, Cobo.”

Otra de las visiones sobre las noticias políticas fueron las necrológicas. En el caso de la muerte de Gregorio Milla, un inquieto maestro de escuela, fundador del Centro Obrero y autor de otras actividades políticas en la ciudad, su necrológica apareció publicada bajo el título de “Oasis Morales” en el diario satírico El Motín el 16 de septiembre de 1922 con la firma de Julián Peñalver. Gregorio Milla había sido suscriptor y autor de varios artículos incendiarios en el diario satírico y anticlerical El Motín.

Lo más leído de la prensa eran los sucesos. Las noticias de lo cotidiano, lo que iba ocurriendo en los distintos lugares de España, y que llamaba su atención por su crudeza o notoriedad. Valdepeñas fue objeto también de las noticias de sucesos, que aunque escuetas y breves, son importantes para testimoniarnos ciertos hechos de los que quizá ya no se tenía memoria.

El 2 de noviembre de 1891 y al finalizar la representación de Don Juan Tenorio se produjo un incendio que calcinó el teatro de Valdepeñas de Jaén. El diario La Correspondencia de España lo recogía entre sus noticias de sucesos del día 10 del mismo mes, en una escueta nota dentro de sus páginas. Las noticias tardaban en conocerse más de una semana, y con un contenido muy breve.

Otra de las secciones que en la prensa eran más consultadas y que tenían un valor informativo más directo eran las noticias que llegaban sobre la guerra y sobre los heridos en el frente. En 1911 el principal conflicto que ocupaba a España se localizaba en Marruecos. El 20 de septiembre de 1911 aparecía en La Correspondencia de España la lista de soldados heridos, hospitalizados en Melilla, y entre ellos el nombre de un valdepeñero: “Antonio Martos de la Cruz, ametralladoras, Valdepeñas (Jaén), pecho, leve.”

Para finalizar, quizá uno de los sucesos que despertó mayor notoriedad en la prensa fue el del asesinato de una joven de veintidós años, en extrañas circunstancias. Bajo el título de “Crimen Misterioso” apareció publicado el diario El País del 24 de julio de 1907 la noticia de la muerte violenta de la joven con las investigaciones y detenciones que se llevaron a cabo en Valdepeñas y en Martos.